miércoles, octubre 5, 2022

InicioInternacional.La reina Isabel II, bajo supervisión médica por su delicado estado de...

La reina Isabel II, bajo supervisión médica por su delicado estado de salud

La reina Isabel II, bajo supervisión médica por su delicado estado de salud

Este jueves, 8 de septiembre de 2022, los médicos de la monarca se han mostrado «preocupados». 

Crece de nuevo la preocupación por el delicado estado de salud de la reina Isabel II (96 años). Este jueves, 8 de septiembre de 2022, los médicos de la monarca se han mostrado «preocupados» por su estado de salud, y le han recomendado que quede bajo supervisión médica.

En un comunicado, el palacio de Buckingham ha informado de que la monarca, pese a todo, se encuentra «cómoda» y sigue en el castillo de Balmoral, en Escocia. Esta última información sobre la preocupación que suscita la salud de la Reina tiene lugar después de que su agenda haya sufrido históricas modificaciones

Tras cancelar dos actos en una misma semana y delegar en su hijo, el Príncipe Carlos (73), la soberana presidió este pasado martes, 6 de septiembre, una breve pero muy relevante actividad.

Por primera vez en la historia de su reinado, el relevo de un primer ministro no se llevó a cabo en el palacio de Buckingham, sino en el castillo de Balmoral, en Escocia, una de las residencias de verano de la monarca.

Así las cosas, la política conservadora Liz Truss (47) se convirtió este pasado martes en la nueva primera ministra del Reino Unido, la tercera mujer en ocupar ese cargo, tras recibir el encargo formal por parte de la reina Isabel II en el citado palacio escocés.

Precisamente, a raíz de las últimas noticias sobre el maltrecho estado de salud de la Reina, Liz Truss ha publicado en su Twitter lo que sigue: «Todo el país estará profundamente preocupado por las noticias del Palacio de Buckingham a la hora del almuerzo. Mis pensamientos, y los pensamientos de las personas en todo el Reino Unido, están con Su Majestad la Reina y su familia en este momento». 

Este acontecimiento inédito en la historia de la monarquía inglesa se suma al que tuvo lugar hace unos días. La Reina no asistió, in extremis, al tradicional Braemar Gatherin, en Escocia, que se celebró el pasado fin de semana del 3 de septiembre en la localidad de Braemar.

Esta modificación fue, pues, histórica, ya que la Reina es patrocinadora de estos juegos y cada año acude a este encuentro, el más famoso del circuito de los Highland Games, para animar a los participantes. Sin embargo, en esta ocasión pidió a su heredero que la sustituyera, pese a encontrarse muy cerca. Según fuentes del palacio de Buckingham, la decisión se tomó «para comodidad de Isabel II».

Desde los círculos de la casa real inglesa se limitan a justificar estas modificaciones en las recomendaciones del equipo médico de Isabel II. Los problemas de movilidad que tiene aconsejan que descanse y no realice desplazamientos para evitar eventuales problemas. La soberana permanecerá en Balmoral hasta el mes de octubre, como viene siendo habitual, donde ha recibido y sigue recibiendo las visitas de su familia.

Meses de preocupación

La reina Isabel II en una imagen de archivo llegando a Sandringham.

Isabel II celebró a principios del verano su Jubileo de Platino, por los 70 años que ha cumplido en el trono de Reino Unido. Ya entonces, en los festejos que se hicieron en su honor, se pudo comprobar la delicada salud de la monarca, porque no estuvo presente en varias citas de relevancia, fue sustituida por sus hijos y nietos, y en los actos en los que sí aparecía dejó patente su debilidad.

La preocupación por su estado de salud ha ido en aumento desde entonces, y, más aún, con las últimas informaciones que se han dado a conocer. Carlos de Inglaterra visita cada día a su madre, algo que nunca había sucedido y que indica cómo está la situación.

Isabel II se encuentra en Balmoral desde finales de julio y planea quedarse allí hasta principios de octubre. Desde el pasado 21 de julio, cuando dejó el Castillo de Windsor, la soberana permanece en Craigowan Lodge, una histórica casa de campo situada en la finca de Balmoral que en los últimos meses ha sido reformada para hacer frente a los problemas de salud que enfrenta la Reina

La cabaña ha sido equipada con un ascensor de 20.000 libras (23.785 euros), «apto para sillas de ruedas», con el que fin de que Isabel II pueda llegar hasta su habitación sin utilizar las escaleras. También se instaló una nueva puerta de seguridad, un sistema de intercomunicación de última generación y una serie de cámaras de circuito cerrado de televisión.

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Most Popular

Recent Comments